Entradas

Corregir los colmillos montados

Corregir los colmillos o dientes montados

¿Qué son los colmillos?

Los colmillos son las piezas dentales ubicadas entre el primer premolar y el incisivo lateral. Estos dientes, además de cumplir con su función estructural, se encargan de machacar los alimentos en el proceso de masticación.

Los colmillos nacen normalmente cuando el niño tiene alrededor de 12 años de edad y si en el maxilar superior no hay suficiente espacio, se produce el problema que se conoce como colmillos montados, pues el colmillo no tiene la posibilidad de ocupar el espacio que le corresponde en la encía.

Corregir los colmillos montados

Colmillos montados

Los colmillos montados suponen una mala posición dental, una de las más comunes que presentan los pacientes. Sin duda, esto provoca un problema de estética dental y por tanto es necesario su tratamiento oportuno y corrección.

Tratamientos para corregir los colmillos montados

Entre los tratamientos de ortodoncia ideales para tratar la mal posición de estas piezas dentales destacan:

1. Sistema de brackets metálicos: Es un método que se utiliza principalmente en niños. No es muy estético, pues los brackets metálicos son bastante vistosos, pero el tratamiento es muy efectivo.

2. Sistema de brackets autoligados: En este caso, la fricción de los brackets es baja y no requiere el uso de ligas para conectar el alambre con el bracket. Con ellos, los movimientos dentales son más veloces en comparación con los brackets metálicos.

3. Sistema de brackets estéticos: Estos brackets son elaborados con materiales como cerámica o zafiro. Son muy estéticos, pues son transparentes y son usados por aquellas personas que no desean que su estética dental quede afectada durante el tiempo que dure el tratamiento de ortodoncia. Son bastante costosos.

4. Método Invisalign: Es un sistema invisible que utiliza férulas o aligners transparentes para alinear los dientes. Se pueden retirar a la hora de comer, de manera que permite una higiene bucal óptima. Es el tratamiento más caro en ortodoncia, pero uno de los más eficaces.

Ortodoncia y embarazo: ¿Es compatible?

Muchas mujeres en el momento que se encuentran embarazadas se hacen la misma pregunta que es saber si la ortodoncia y embarazo: ¿Es compatible? Y la respuesta directa a esa pregunta es que no hay ningún problema que una mujer embarazada visite a su odontólogo antes de que nazca el bebé, sin embargo, te recordamos que la salud bucal de una mujer embarazada debe ser cuidadosa, ya que de lo contrario podría afectar al feto en su desarrollo.

Sigue leyendo para que tengas este tema más claro.

¿Qué es una Ortodoncia?

Una ortodoncia se encarga de posicionar huesos y dientes dentro de la boca de una persona. Las personas que no logran morder como es debido o que tienen los dientes fuera de su lugar correspondiente en su boca, tendrán la aparición de sarro y luego caries si la anomalía no es tratada a tiempo.

Por tal motivo, si estás embarazada y tu odontólogo te diagnosticó apiñamiento, espaciamiento o línea media desplazada, así como también mordida abierta o cruzada, sub-mordida o sobre-mordida. Entonces te recomendamos cuanto antes hacerte una ortodoncia que corrija cualquiera de las posibles malformaciones que acabamos de nombrar.

¿Le ocurre algo al feto al momento de hacerse una ortodoncia?

Este tratamiento de ortodoncia no debe afectar para nada al bebé que viene en camino. Entonces, la respuesta a la pregunta ortodoncia y embarazo: ¿Es compatible? Es sí. Pero debes preguntarle al médico odontólogo si la radiografía que amerita el examen previo a realizar dicha ortodoncia, le podría causar algún daño. Nunca está de más ser precavida.

Dicho esto, el odontólogo sabrá que hacer dependiendo de los meses de embarazo que tengas. Ya que si estás cerca al alumbramiento entonces te recomendará esperar a que primero nazca el bebé. Recuerdas que si dejas avanzar cualquier anomalía en tu boca, podrás ser propensa a que las encías se inflamen, lo que podría afectar la salud directa de tu pequeño.

¿Por qué se me mueven los dientes?

Preguntarse ¿por qué se me mueven los dientes? Es lo más normal del mundo y las razones pueden ser muy variadas.

Naturalmente, los dientes tienen un movimiento que casi es imposible de notar. Se puede sentir si intentas tocarlos y moverlos con tus dedos. Pero ese movimiento no se notará nunca visualmente.

Si puedes notar por medio de la vista que tus dientes se mueven, es muy posible que algo esté mal. Lo más indicado es consultar inmediatamente a tu dentista de confianza.

Enfermedades o causas por las que se pueden mover los dientes

Comúnmente, tener los dientes flojos es indicativo de que se padece un problema agudo de las bases óseas de los dientes y de sus apoyos en las encías, esto es conocido como enfermedad periodontal avanzada. Los dientes se aflojan pues carecen de una óptima retención de la encía con el hueso.

Sin embargo, otras causas pueden provocar el mismo problema de dientes flojos, a continuación, enumeramos algunas de ellas:

1. Mordida inapropiada: Se da cuando los dientes superiores e inferiores no están alineados o cuando la persona por un golpe fuerte pierde esa simetría.
2. Bruxismo: Es común en personas que se exponen a altos niveles de estrés y rechinan los dientes. Esto causa que con el tiempo se desgastes y se aflojen los dientes.

¿Qué hacer si se te mueven los dientes?

Aquí hacemos una lista de algunas medidas a seguir si tienes este problema:

  1. Consulta con tu odontólogo de confianza: Es importante que el médico te revise y te diagnostique lo antes posible. En caso de padecer la enfermedad periodontal es importante que te realices una limpieza dental profunda en las encías.
  2. Tratamiento de ortodoncia: Si tu problema es la alineación de los dientes, éste procedimiento lo corregirá.
  3. Uso de protectores nocturnos: Si sufres de Bruxismo, las fundas evitarán el maltrato que causa el roce constante entre los dientes.
  4. Cuida tu alimentación: Lo que ingieres es importante. Por ejemplo, una dieta alta en calcio es buena para la salud de las encías y para la reparación de la dentadura.

Es fundamental cuidar los dientes antes esta situación, ya que si perdemos los dientes la única solución será la colocación de implantes dentales.

¿Cuál es la mejor edad para ponerse brackets?

Últimamente vemos personas que sobrepasan por varios años su cuarta década y que deciden ponerse brackets para alinear sus dientes.

¿Es esta la edad ideal para comenzar con un tratamiento de Ortodoncia? No, aunque siempre es mejor a los cuarenta que nunca, si se trata de obtener resultados.

Sin embargo, cuando hay posibilidades de elegir y acudimos al odontólogo a tiempo, la edad perfecta para iniciar un proceso con brackets es entre los 9 y los 13 años.

¿Cuáles son las ventajas de comenzar a usar brackets en la niñez?

  1. Evita las enfermedades bucales
  2. Previene el desgaste dental
  3. Resultados rápidos
  4. Una mala alineación dental no solo es un problema estético, sino que puede derivar enfermedades de las encías y en el degaste de las piezas. Por ello al iniciar el tratamiento lo antes posible, estaremos previniendo estas consecuencias indeseables.
  5. Por otra parte, en esta etapa se adquieren todos los dientes definitivos, por lo que es el momento ideal para comenzar, ya que también los tejidos son más blandos y permiten así el reposicionamiento de las piezas con más naturalidad y fluidez.
  6. Por último, si esperamos a la adolescencia, estaremos exponiendo a nuestros hijos a la incomodidad de recibir críticas ante su antiestética apariencia.

Brackets en la adolescencia – cómo sobrellevarlos

Miles de adolescentes llevan brackets y sobreviven a la experiencia. La clave está en elegir una de las opciones en brackets transparentes, tales como los de zafiro o los cerámicos.

Esta opción es mucho más discreta, por lo que no hace que el joven se sienta avergonzado.

Si tenemos posibilidades de elegir entre ambos los de zafiro son aún mucho mejores, ya que no se pigmentan con los alimentos, lago que los cerámicos tienden a hacer.

Solicita una consulta con nuestros dentistas en Vicalvaro para valoración sin compromiso.

Dientes torcidos

Frecuentemente los dientes torcidos tienen un origen genético, aunque la posición de los dientes está determinada por varias funciones, como respirar, masticar y tragar.

  • Por ejemplo, si respira más por la boca que por la nariz, la mandíbula superior no se desarrollará lo suficiente y, por lo tanto, los dientes no estarán uno frente al otro
  • Las personas tragan cerca de dos mil veces al día, durante este movimiento, si la lengua está mal posicionada creará un cambio en los dientes.

En el curso de la vida, los dientes se mueven naturalmente y tienden a hacerlo hacia el frente de la mandíbula, lo que a menudo crea superposiciones, particularmente al nivel de los incisivos mandibulares.

¿Cuáles son los problemas relacionados con unos dientes torcidos o una mala posición de los dientes?

  • Las piezas dentales son difíciles de limpiar, por lo que se puede desarrollar caries o aflojamiento prematuro del diente.
  • También puede haber un problema funcional si los dientes no están en contacto entre sí. Los dientes mal ubicados o una mandíbula mal formada interfieren con las funciones de fonación o deglución.

¿A qué edad es posible intervenir?

Los chequeos orales deben realizarse a los 6 y 9 años y deben ser la oportunidad de descubrir problemas de ortodoncia; cuanto antes consulte su odontólogo, mejor resultará el tratamiento.

El ortodoncista podrá trabajar en las posiciones de los dientes pero también en el crecimiento de los huesos para obtener una función correcta y estética.

¿Cuáles son los posibles tratamientos?

Actualmente existen varias técnicas:

  • Anillos o brackets en el exterior de los dientes: En metal o transparente sobre los que se fijará un lazo metálico o blanco
  • Anillos o brackets dentro de los dientes: ortodoncia lingual.
  • Invisalign
  • Carillas dentales

 

¿Cómo corregir dientes montados o apiñados?

No es nada extraño ver a muchos niños, pero también a adultos, con los dientes montados o apiñados.

Causas de los dientes apiñados

La causa más común para que los dientes se amontonen, es la falta de espacio en la mandíbula o maxilares.

Por eso, es común observar que, cuando van saliendo los dientes fijos, se comienzan a colocar unos sobre otros que han salido antes, cambiando la posición en la que deberían colocarse.

Tratamiento para los dientes apiñados

En este artículo queremos contarte que los dientes apiñados o montados se pueden corregir a través de la ortodoncia, a cualquier edad, si bien es cierto que cuanto antes comencemos, mejores resultados vamos a conseguir.

Tras un buen tratamiento de ortodoncia, será posible recuperar la sonrisa.

Causas

Si bien la falta de espacio es una de las causas principales del apiñamiento, también este se puede producir por tener dientes grandes, por motivos hereditarios, por la erupción de las muelas del juicio, o por haber perdido de forma temprana algún diente de leche que ha causado la falta de una guía para los dientes fijos.

Consecuencias de tener los dientes apiñados

Tener los dientes apiñados no solo es un problema por una cuestión estética. Además de esto, pueden acarrear problemas que pueden afectar a la salud dental, puesto que, al complicar la higiene dental, se produce un aumento del riesgo de padecer caries.

Tener los dientes apiñados también produce una mayor incidencia de enfermedad periodontal, como la inflamación de las encías y llega a provocar desgastes de tipo desigual en el resto de las piezas, que no se han colocado de forma correcta.

La ortodoncia puede poner remedio a los dientes apiñados. Con una ortodoncia a edad temprana se consiguen unos resultados estupendos, pero también es cierto que nunca es tarde para devolver a nuestros pacientes una bonita sonrisa. La ortodoncia ha evolucionado muchísimo y ofrece grandes avances para cualquier tipo de paciente.

 

6 señales para saber si tu hijo necesita ortodoncia

Perder el miedo a acudir al dentista es fácil, y cada vez las clínicas y profesionales apuestan más por hacerlo atractivo desde las primeras visitas en la infancia. De hecho, se recomienda que las primeras visitas al ortodoncista se hagan a los seis años, de forma que si hay algún problema de salud bucal se pueda detectar y ponerle solución cuanto antes, en sus inicios.

Si bien algunos problemas que puedan sufrir los niños o adultos respecto a su salud bucal son de tipo genético, existen otros problemas que son derivados de malos hábitos. Acudir al ortodoncista a una edad temprana te ayuda a poner solución en los mejores momentos del crecimiento.

En nuestra clínica dental de las Rosas, en Madrid, sabemos que hay muchas señales que los padres pueden observar de forma fácil y que les darán pistas para acudir con su hijo al ortodoncista y poner solución.

Señales que padres y madres pueden observar para acudir al ortodoncista.

  1. La pérdida prematura o tardía de las piezas dentales es una señal inequívoca. Los dientes de leche salen en torno a los 8 meses y los definitivos a partir de los 7 años. Si observamos que hay retrasos debemos estar alerta.
  2. Si detectamos problema al morder o masticar debemos estar alerta ya que es una señal importante de que algo no va bien.
  3. Los dientes separados o apiñados son una señal clara.
  4. Si son frecuentes los chasquidos al abrir o cerrar la boca o al masticar es un indicativo que algo no va bien. Esto, habitualmente genera dolores de cabeza, pero muy pocas veces los padres lo relacionan con la boca.
  5. Mandíbulas y dientes grandes y no proporcionales con el tamaño de la cara del niño o niña, así como dientes inferiores o superiores que sobresalen.
  6. También es una señal a tener en cuenta observar dificultades cuando se habla, el hecho de que la lengua se interponga en exceso e impida la hablar de forma clara.

Ante cualquiera de los síntomas indicados en este artículo recomendamos la visita al ortodoncista, ya que tratar todos estos problemas en la edad infantil es mucho más sencillo y rápido; además de conseguir unos mejores resultados.

¿Qué son los retenedores de ortodoncia?

Tras muchos meses con tu aparato de ortodoncia ha llegado el día de prescindir de él. Ya tienes la sonrisa que buscabas. Te contamos que aún te queda una última fase. La conocemos como fase de retención.

En qué consiste esta fase y cómo nos afectará a nuestro día a día es el objetivo de este artículo. Además, te contaremos cuanto tiempo deberás llevar los retenedores.

La fase de retención y para qué sirve

Un tratamiento de ortodoncia debemos dividirlo en tres etapas: una de estudio, el período en el que llevamos la ortodoncia y esta última que conocemos como fase de retención.

Esto nos hace ver que, una vez nos hemos quitado el aparato que todos identificamos como la propia ortodoncia y que ya ha conseguido dejarnos los dientes alineados, entramos en la etapa final que conocemos como la retención, que tiene como fin confirmar los resultados conseguidos en la etapa anterior.

Muchas veces, con la intención de corregir problemas de oclusión, en la ortodoncia se hacen pequeños movimientos de los dientes y los huesos maxilares, con el fin de lograr la posición correcta. Retirado el aparato de ortodoncia aún deberán colocarse de forma definitiva en la nueva posición y es aquí, cuando los retenedores ayudan a conseguir el objetivo, ya que, si no, podrían volver a su posición original.

Nuestros dentistas en Las Rosas, Madrid, consideran que saltarnos este paso es un grave error y hace que muchos pacientes deban volver, al cabo de los años, a comenzar con un tratamiento de ortodoncia desde el comienzo.

¿Cuánto tiempo debes ponerte los retenedores?

Esta pregunta dependerá de cada paciente y del tipo de retenedores que utilice: bien serán fijos o removibles.

  • Los fijos los vas a llevar durante toda tu vida, pero tranquilo, no hay problema y no debes preocuparte. Son prácticamente invisibles y no notará nadie que los llevas puestos, ni te causarán molestias de ningún tipo.
  • Los removibles solo debes llevarlos el período que te indique tu ortodoncista. Por lo general, solo deber ponértelos durante todo el día durante los primeros meses del periodo de retención, aunque siempre quitándotelos para comer y limpiar tus dientes. Con el tiempo se recomienda utilizarlo solo en las horas de sueño.

¿Es posible el tratamiento con ortodoncia si tengo ya implantes dentales?

¿Es posible el tratamiento con ortodoncia si tengo ya implantes dentales?

El término ortodoncia es una palabra que deriva del griego, y su significado es básicamente “diente recto”. Con esta especialidad odontológica, podemos corregir tanto a nivel óseo como dental, las estructuras faciales con el fin de alcanzar los resultados estéticos que pondrán en común el ortodoncista y el paciente con el mejor criterio.

Los aparatos de ortodoncia con los que podemos corregir ciertas alteraciones dentales se clasifica fundamentalmente en la ortodoncia fija y la ortodoncia removible.

La mayor parte de los tratamientos con ortodoncia se llevan acabo en la etapa de crecimiento, ya que aprovechamos en esos momentos con el fin de evitar futuros problemas que compliquen dicho tratamiento. Aunque es verdad que con la ortodoncia actual, hay cada vez más adultos utilizan este tratamiento.

¿Es posible el tratamiento con ortodoncia si tengo ya implantes dentales?

Combinar la ortodoncia con los implantes dentales

Cada vez hay más pacientes en los que es necesario aplicar diferentes especialidades de odontología con el fin de corregir sus problemas bucodentales.

En el caso de los adultos, con el paso del tiempo pueden perder algún diente y tener un implante dental colocado. En estas situaciones, hay ciertas dudas de si podemos realizar un tratamiento ortodoncia una vez ya tenemos implantes en la boca.

Así pues, la realización del tratamiento de Ortodoncia en el caso de que tengamos implantes dentales colocados, no va a impedir el tratamiento por lo que si es posible realizar la ortodoncia con implantes dentales.

En estas situaciones tenemos que tener en cuenta simplemente que el implante está insertado en el hueso de forma fija, por lo que no podemos moverlo. Pero el resto de los dientes si podemos hacerlo con un tratamiento controlado. Por ello el profesional tendrá que planificar correctamente este tratamiento.